jueves, 6 de noviembre de 2014

Las grullas y los geranios.

Si tuvieramos que comparar la cabeza y pico de una grulla con algo, y que ese "algo" perteneciera también a la Naturaleza y además fuese una planta ¿con qué la compararíamos?
Los antiguos, entre otras cosas, si algo podían presumir era de su infinita capacidad de observación de la Naturaleza y de relacionar diversos elementos o acontecimientos sin salir de ella.

Un buen ejemplo lo tenemos en  las grullas y los geranios: ¡son parecidos!

La palabra geranio es de origen griego: geraneos que significa grulla. Ello por el parecido que tiene el fruto con la cabeza y el pico que tiene la grulla. Posteriormente y a través del latín nos llega la palabra geranio.
Photobucket


 Grulla en los cielos de Gallocanta.

Así el vocablo géranos en griego es grulla, pasa al latín como geranium y llega al vocablo geranio.

 photo cicuta012_zpseff17635.jpg
En las fotos aparece el Geranium robertianum, en el cual se puede observar el parecido del fruto con el pico y la cabeza de la grulla. Convine precisar que el parecido es con el género Geranium y no con el deslindado Pelargonium, (los geranios de los tiestos suelen pertenecer a este segundo género).
 photo gallocanta2010_zps1e50b983.jpg
La nomenclatura botánica es independiente de la zoología. Esto implica que cada una de ellas presente códigos de nomenclatura diferentes y no necesariamente coincidentes.Puede darse el caso, no deseable, de que una especie vegetal y otra animal compartan el mismo nombre científico: por ejemplo el género Ulmus hace referencia a una planta de la familia Ulmaceae como a un insecto hemíptero de la familia Tingiadae.

En el caso de las grullas (Grus grus) y los geranios (Geranium) no se cumple esa no deseada coincidencia, salvo en la etimología de la palabra geranio y en el nombre vulgar del geranio: "Pico de grulla" y en otros lugares "Pico de cigüeña".
 photo cicuta025_zps90a5a474.jpg
En la foto se observa la sanguinolienta hoja del geranio, alcanza estos colores en el otoño, así como la flor  y el fruto. Detrás de la flor -a la derecha- se observa que la semillas ya han sido lanzadas en su proceso de diseminación  hasta la distancia de 2,5 metros, lo que viene a ser unas 900 veces el tamaño de la semilla.


Es noviembre, época de  ver la invernada de los "geranios voladores".