miércoles, 5 de febrero de 2014

Estudio sobre la evolución del oso... de peluche.

En otro post, cuando hable del presidente Theodore Roosevelt terminaba diciendo que comentaría la historia en la que se vio implicado él y el oso de peluche que se llamaría Teddy. Cuestión que abordo en estas lineas.

Está comprobado antropológicamente que los osos como juguetes no han existido en la historia de la humanidad hasta épocas muy recientes. Efectivamente, en excavaciones y en tumbas, que es donde se podría encontrar objetos de este tipo, a lo largo de la historia no ha aparecido ningún oso destinado a este fin.

Sin embargo, se puede decir que el nacimiento del oso de peluche tiene una fecha concreta.

 photo osodepeluche057_zpsc112eba7.jpg

Cierto es que hay varias historias acerca del origen de este oso. Entre las más detalladas, documentadas y admitidas se encuentra la historia en la que se vio implicado el Presidente de Estados Unidos Theodore Roosevelt en una cacería de osos que realizó en noviembre de 1902 en el estado de Mississippi. La cacería fue organizada por el gobernador de Mississippi Andrew Longino, el cual invitó al Presidente y a otras autoridades como John Avery y numerosos periodistas. 

Asimismo la cacería fue dirigida por el cazador de osos Holt Collier, quien era el encargado de organizar la como digo y de efectuar las labores de rastreo de de los osos a cazar, osos negros (Ursus americanus).

Collier, del que se dice cazó 3000 osos en su vida, durante la partida de caza llegó a acorralar con sus perros una osa. Parece ser que la llegó a disparar y herir,  posteriormente la golpeó para poderla atar a un árbol, en concreto  un sauce, y esperar de esa manera a que el Presidente Roosevelt llegara y la pudiese “ cazar”.

Cuando llegó el Presidente Roosevelt se negó a disparar a la indefensa osa por considerar lo antideportivo que sería. Si bien es cierto que se dio instrucciones de sacrificar al animal debido el estado que presentaba.

Dicho acto de no querer disparar a la osa fue presenciado por Clifford Berryman, dibujante y caricaturista, el cual llegó a realizar varios dibujos del lance presenciado. Primeramente el  dibujo que realizó era de un oso adulto, para posteriormente dibujar otro con el oso más joven, es decir una cría. Publicando en el diario The Washington Post la caricatura el 16 de noviembre de 1902.

 photo abear_zps6c51653f.jpg

Ese dibujo fue visto por Morris Michtom, inmigrante judío ruso, el cual con ayuda de su mujer elaboró un oso de peluche y tras pedir autorización al presidente Roosevelt para utilizar su nombre, Teddy, se procedió a su fabricación a través de la empresa creada: Ideal Toy Company.

Hay otras historias sobre el origen del oso de peluche como la que vincula a Inglaterra con el rey Eduardo VII u otras que la localizan en Alemania.


Neotenía aplicada a los dibujos animados y a los muñecos.

El paleontólogo Stephen Jay Gould, en su obra “ El pulgar del panda” dedica un capítulo, el noveno, “ Homenaje biológico a Mickey de Mouse”.

En el mismo se refieren al fenómeno que evolutivo llamado neotenía que consiste en un progresivo rejuvenecimiento.

Analizando las primeras películas de micky Mouse con las actuales se conserva un cambio de los rasgos del roedor. El original era un individuo revoltoso, incluso ligeramente sádico. En una notable secuencia en que se explota la innovación del sonoro, Mickey y Minnie aporrearon, estrujaron y retuercen a los animales que llegan a bordo para producir una emocionante interpretación a coro “Turkey in the Straw”. 
Hacen la bocina estrujado un pato, dan cuerda al rabo de una Cabra, pellizcaa los pezones una cerda, golpea los dientes la vaca a modo de xilofono. 
Llegando de esta manera un número indeterminado de cartas a los estudios, procedentes de ciudadanos y organizaciones que consideraban que el bienestar moral de la nación estaba en sus manos y que el papel de Mikey Mouse debía de ser reconducido.
Y ello pasaba, no sólo por su conducta, sino por la imagen física de sus rasgos. 

Desde su nacimiento hasta hoy ha asumido un aspecto cada vez más infantil: para dotarlo de las piernas más cortas y rechoncho que es propia de la juventud, se alarga los pantalones cubriendo sus piernas de palillo con una prenda abolsada. Su cabeza se volvió relativamente más grande y sus facciones más juveniles. La longitud del hocico no sea alterado, pero es más útil sugerir una protusión decreciente en por medio de un engrosamiento pronunciado. Los ojos al precio dos modos: en primer lugar, a través de un desplazamiento  evolutivo de mayor cuantía, al convertirse la totalidad del ojo del original en el tamaño de su descendiente y, en segundo lugar, por un ulterior crecimiento gradual. 
La mejora de Mike en cuantos abultamiento craneal siguió un camino interesante, ya que su evolución siempre se ha visto constreñida por la convección inamovible de representar su cabeza por medio de un circulo con orejas adosadas y un hocico olongo. La forma del círculo no podía ser directamente alterada . En lugar de ello, las orejas de micky se desplazaron hacia atrás, incrementando la distancia entre la nariz y las orejas dándole una frente redondeada, en vez de oblicua.

A continuación Jay realizar un estudio detallado y numérico de las alteraciones en la morfología que presenta a lo largo del tiempo el ratón. Pasando de una primera etapa en la que tenía la cabeza, la bóveda craneal y los ojos más pequeños al estado actual con estos rasgos más grandes.

Todo ello, porque estos rasgos más grandes producen un aspecto más infantil de quién los tiene y en este sentido “los seres humanos sienten afecto por los animales con rasgos infantiles: ojos grandes, frente abultada, barbilla huidiza. Los animales de ojos pequeños y hocico largo no producen la misma respuesta”. Seguido nos sentimos atraídos por ellos, los criamos como mascotas, nos detenemos y los admiramos en la naturaleza, mientras que rechazamos a sus parientes de ojos pequeños y hocico alargado que podían resultar objeto de admiración o compañeros más afectuoso.

 photo oso005_zps8a6af87a.jpg
 Ilustración del libro "El pulgar del panda" de Stephen Jay Gould.

No hay que ver en la actualidad cualquier serie de dibujos animados para observar que sus protagonistas presentan, si lo que quieren transmitir es empatía con el espectador, estas características: ojos grandes, cráneo grande, etc.


Evolución del oso de peluche.

El oso de peluche no ha estado ajeno a la evolución antedicha, en este sentido es reseñable el trabajo efectuado a principios de la década de los noventas del siglo pasado por Morris, Reddy y Bunting.

Para ello partieron de los trabajos efectuados por el etólogo  Konrad Lorenz, por lo que infirieron que los muñecos y los personajes de dibujos animados deberían “evolucionar” haciéndose más bonitos.

“Las frente despejadas, las mejillas, mofletudos y los miembros cortos y rechonchos, características propias de los bebés, nos despierta en instintos paternales, por lo que los diseñadores y fabricantes de muñecas deberían hacer evolucionar a sus productos con el objeto de que cada vez sean mejores”.

En la década de los 80 los psicólogos británicos Hiden y Bardem tras analizar un gran número de osos, elaboraron diversos coeficientes de belleza como las relaciones entre la altura de la frente y de la cabeza, la longitud el hocico respecto de la cabeza, la longitud y anchura de sus extremidades, etc.

Su estudio confirmó por completo lo dicho por Lorenz: los osos de peluche han ido evolucionando desde principios de siglo al actualidad a formas más inocuas, redondeadas y casi sin hocico como las de hoy en día.

Y es en 1995 cuando los tres autores citados anteriormente de la universidad de Portsmouth cuando hacen un estudio más detallado de la evolución del oso de peluche. Para ello se partía, o se debía de partir, de la siguiente premisa: ¿por qué los niños, a quienes van dirigidos estos juguetes, deben de tener rasgos infantiles, cuando los que son infantiles son los niños y son estos quienes tienen que criarse y no al revés?.

Para ello eligieron ciudadosamente cuatro ositos con rasgos de bebé y otros cuatro con rasgos de adulto. Los mismos fueron mostrados a niños y niñas de 4, 6 y 8 años para que escogieron sus preferidos.

Tras el análisis de los resultados se observó que el grupo de 4 años les era indiferente si los osos presentaban rasgos de adulto o de cría. Se escogían de manera indiferente. En el grupo de más edad y sobre todo entre las niñas la preferencia a la hora de elegir los osos se decantaba por aquellos que presentaban rasgos más infantiles, es decir no funcionaba el azar como en el grupo anterior.

También se observó que al grupo de 4 años, sí se les permitía jugarían con los osos elegidos de una manera diferente a los grupos de mayor edad. En los grupos de mayor edad se tendía más abrazar a los osos de peluche que en los grupos de menor edad.

A la conclusión que llegaron es que el impulso de mimar, cuidar, precisa tiempo para desarrollarse y los niños muy pequeños (obviamente) todavía no han desarrollado esas características.

Por lo que en el estudio se infiere que la evolución que han presentando los osos de peluche no afecta al público más infantil al que pudiera ir dirigido, sino que han evolucionado para gustar a un público de más edad y especialmente a los adultos que son los que lo compran.


3 comentarios:

  1. Jo macho esta entrada me ha recordado y no tiene que ver con el tema, de que cuando yo era pequeño desde mi primer año hasta los tres años yo dormia con un oso de peluche, el día que se me estropeo no llore nada, pero me acuerdo de ese oso, no me acuerdo el nombre que le puse, pero me acuerdo que dormia con él, era muy suave y tenia una carita como bien tu dices en la entrada de niño. Me ha gustado mucho y gracias por recordar mi niñez. Un abrazo Alberto.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena lección de evolución. Es curioso cómo la evolución biológica de nuestra mente se ve reflejada en nuestras actitudes cotidianas. Y me ha gustado la entrada porque me ha recordado a la infancia como a Carlos, pero también me ha recordado a la adolescencia cuando compraba los libros "Biblioteca de divulgación científica Muy Interesante". Eran de un papel de muy mala calidad pero estaban muchos títulos como "El Pulgar del Panda", "El mono Desnudo", "El Universo". Que tiempos.

    Por cierto, Las Braz y las Monster High, por muy macarras y siniestras que parezcan tienen unos rasgos neoténicos que te pasas, Incluso, la Nancy ha evolucionado en ese sentido, Y es curioso ya que estas muñecas no están dirigidas a niños pequeños, como bien dices.

    Un abrazo. Armando

    PD. Muy buena la entrada, mezclando historia y ciencia, si señor.

    ResponderEliminar

  3. Siempre y todos los dia son fechas para no pasar por alto, vivamos una epoca de armonia, acompañamineto y detalles, celebra compartiendo y regalando
    Regalos con Peluches o Chocolates en familia y para todos.

    ResponderEliminar