lunes, 24 de junio de 2013

Super Luna en la Noche de San Juan.

La órbita de la Luna es elíptica y ello hace que en su traslación alrededor de la Tierra haya momentos en que esté más lejos ( 406.000 km) o cerca de nosotros (a 355.000 km).

Cuando coincide su fase de Luna llena con el perigeo, la Luna visualmente es más grade y brillante, a esta Luna se le suele llamar: Superluna (perigeo-sicigia).

Este año su máxima cercanía ha coincidido con la noche de San Juan y su celebración mediante hogueras en el solsticio de verano.

 photo sanjuanada2013035_zps03e352a4.jpg

Así, hemos unido esta mágica noche con al Superluna. Esta Luna es la más "grande" de este año, pero no la "más grade "que se pueda ver. Efectivamente cada 15-18 años la luna se encuentra todavía más cerca de lo que la hemos tenido este fin de semana, la última vez fue el 5 de mayo del año pasado.

En la foto, en una hoguera de San Juan con la Luna.

 photo sanjuanada2013033_zps20983a8d.jpg

Lo normal es ver la Luna con un diámetro aparente de 29,1º frente a los 33,7º que se ve ahora. Sin embargo la diferencia visual no es apreciable, en fotos sí se observa diferencias de tamaño: en estas imágenes de Sky & Telescope se aprecia lo indicado.

Para hacer mayor el efecto de Super Luna, lo ideal es mirarla cuando sale. En alturas no elevadas (28º es el máximo de elevación que ha tenido) pero antes de ello, se produce cuando está más baja, sobre el horizonte, una ilusión óptica por el que la Luna aparenta ser más grande.

 photo sanjuanada2013046_zps6053f1fa.jpg

Fuego.

 photo sanjuanada2013019_zpse3fd09bb.jpg

Estas tres fotos de la noche anterior.

 photo Luna-okariz086_zps00b277ab.jpg

Esta parece más propia de un lugar abandonado.

 photo Luna-okariz107_zps8445a7da.jpg

Una noche mágica con Luna, solsticio, tradición y hogueras de San Juan.

Nos vemos.

sábado, 8 de junio de 2013

Una mirada a la Naturaleza a través de la síntesis del dibujo.

"Los dibujos o Diseños que se hubiesen de sacar de las plantas , deverá ser quando estuvieren aun frescas, y con su color , y verdura natural, pues en dejando pasar mucho tiempo despues de cogidos se ajan, y desfiguran, y por consiguiente no representan, ni dan idea justa de su estado natural."

Esta fue una de las instrucciones dadas a los dibujantes de la expedición científica que en 1777 partió al virreinato de Perú. El objetivo de la expedición era el realizar un estudio de la flora peruana y chilena, estando al frente de la misma los botánicos Hipólito Ruiz y José Pavón y los dibujantes José Brunete e Isidro Gálvez. También estaría en calidad de "acompañante" Joseph Dombey médico y naturalista francés para quien Luis XVI solicitaría permiso a la Corte Española, Carlos III, para formar parte de la exploración.

 photo dibujos2026_zps3fbd9d15.jpg

Además de la instrucción citada anteriormente a los dibujantes se les dieron otras, recogidas en las "Instrucciones que deberán observar los Dibujantes que pasan al Perú de orden de S.M.".

Así, los dibujantes deberían de ceñirse a la copia del modelo natural "sin pretender adornarla, ni añadir cosa alguna de su imaginación".
El estilo de cada artista podía estar presente pero siempre dentro de los límites fijados por la Corte.
Estos establecían el tamaño uniforme y la magnitud adecuada para "se escuse a la buelta el travajo, y gasto de reduccion par abrir las laminas. El habito de la planta será lo primordial del dibujo pero de manera separada se dibujarán las partes de la flor, frutos y la anatomía más esencial".
Respecto del color se dibujaría en tinta china pero se estableció una excepción que, al final, sería la regla: "se contentará con iluminar aquellas plantas, que por su especial hermosura, y por lo visto, o estraño de los matices lo merezcan". De hechos todas las láminas fueron coloreadas.

También se fijó censura a los dibujantes: "estarles absolutamente prohibido el levantar planos de Puertos, Plazas, etc."

Se llegaron a realizar 2246 dibujos de los cuales 2222 eran botánicos y el resto de animales.

Esos dibujos, no todos, pasarían a manos de los grabadores (51 artistas) que se encargarían de dar forma a la obra "Flora Peruviana et Chilensis" creando a tal efecto 499 láminas de cobre.


Con esta reciente expedición (se podía acudir igualmente a los albores de la especie humana y sus diversas representaciones), en el que quedó constancia la labor del dibujo en el reflejo de la Naturaleza, acudo a la jornada "UNA MIRADA A LA NATURALEZA  A TRAVÉS DE LA SÍNTESIS  DEL DIBUJO" que el Instituo Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua organizó e impartido por el artista y naturalista Raul Dominguez.

La jornada se realizo en el Parque natural de Izki, concretamente en la localidad de Markinez.
Y la primer sorpresa de día, cuando menos para este profano en la materia, fue el dibujar pero ¡sin mirar al papel! y posteriormente hacer una puesta en común.

 photo Dibujo002_zpse7492b9c.jpg

También Raul nos "obligó" a dibujar el movimiento, bien del agua, de un ave, de las ramas de los árboles, etc. Lo de dibujar el "sonido" quedó pendiente...

 photo Dibujo005_zpsbc0ce84f.jpg

Fue pasando la mañana, recibiendo consejos, haciendo puestas en común, valorando, etc.
Una cuestión que me llamó la atención fue el gran valor que tiene el observar detenidamente lo que se está dibujando. Puede parecer una perogrullada, pero la de minutos y minutos seguidos que se puede estar mirando, por ejemplo, a una orquídea (de las 8 especies que se podía observar en el entorno, o ¿eran 11? -je-je-je).

 photo Dibujo006_zps8692bc54.jpg

Hasta llegar el momento "cumbre" dibujar lo que quisiéramos, dentro de un orden y concierto.
El lugar elegido una campita con buenas vistas.

 photo Dibujo009_zpse057877c.jpg

Un par de ejemplos (desde luego y afortunadamente no míos) de lo que se puede llegar a hacer con buena mano y, por supuesto, siguiendo las instrucciones de Raul Dominguez.

 photo 2013-05-191712483_zps268133bf.jpg

El otro dibujo.