sábado, 27 de octubre de 2012

"El Paisaje cultural del vino y el viñedo", futuro Patrimonio de la Humanidad. Ruta de Labastida al Toloño, pasando por la Granja de Nuestra Sra. de Remelluri.

El 26 de septiembre del 2012 los Gobiernos de Euskadi y La Rioja propusieron dirigir a la UNESCO la candidatura del Paisaje cultural del vino y el viñedo, para su inclusión al Patrimonio de la Humanidad. 
El 4 de octubre el Consejo del Patrimonio Histórico, formado por las administraciones del Estado y la comunidades autónomas, aprobaron la candidatura citada. 

Se da así el primer paso, para que el a través de este Consejo de Patrimonio Histórico presente una lista ante el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, de los bienes susceptibles de ser declarados Patrimonio de la Humanidad. En definitiva, va a depender de la UNESCO que "El Paisaje cultural del vino y el viñedo" sea declarado Patrimonio de la Humanidad. 
Es probable que en un periodo de tres años se incluya, dando por válido que se reunen todos los requisitos para su incorporación. 

Con esta premisa y bajo esa futura esperanza, doy una vuelta por el Paisaje cultural del vino y viñedo de Rioja. Me es indiferente si es la alavesa o la riojana, las únicas mugas que veo andando las marcan las sierras, ríos, climas, etc. 
Esta vez toca dar la vuelta por la zona alavesa, de la riojana en el mismo blog tengo, otro ejemplo que hice en bicicleta hace dos años.

El trayecto elegido es salir de Labastida, pasar por el paseo del Machinbrao y bajar a la bodega de Remelluri con sus viñedos, para a continuación ir a la localidad de Rivas de Tereso y de allí subir al monte Toloño, para bajando a San Gines, regresar a Labastida.

Todo ello en 28km y un desnivel positivo de 1260 m. 

Entiendo que es una ruta que cumple perfectamente perfectamente el patrón de ver el Paisaje cultural del vino y viñedo. 

Imágenes representativas de la ruta.

Paisaje cultural del vino y del viñedo...

Photobucket

Rutas con historia...

Photobucket

Con vestigios arqueológicos...

Photobucket


SENDA DE MACHIMBRAO 

Se sale de Labastida por el Arco de Toloño -junto a la ermita del Cristo- vestigo de la puerta norte de entrada en una época en que la localidad se encontraba amurallada. Se toma el camino que asciende, el de la derecha. El otro, el de la izquierda, va a San Ginés y lo utilizaremos en la vuelta. 
La foto que pongo está sacada al final, ya que cuando se comienza a andar la niebla lo tapa todo. El Toloño está al fondo.

Photobucket
La senda nos lleva al Alto de la Mota o del Castillo. Lugar interesante donde se tiene, con buen tiempo, unas bonitas imágenes de Labastida, del Toloño y, por la noche, del cielo. 
A tal efecto, nos encontramos con un planisferio y un sistema de iluminación nocturna para verlo y nos pueda guiar en el firmamento. La vegetación circundante, ayuda a los posibles deslumbramientos de la localidad. 

También hay una representación histórica del cielo, de la posición de los astros, a la fecha de 20 de marzo de 1242, cuando el rey de Castilla Fernando III otorga el Fuero a la Bastida. Vistas a Labastida.


lunes, 22 de octubre de 2012

De Santurdejo a Montes de Suso.

Este pasado y diluvioso sábado se dio una vuelta por los Montes de Suso. Desde Santurdejo (La Rioja) se dio la vuelta que expongo sin extenderme y máxime cuaando las fotos son realizadas por el teléfono móvil. 

El recorrido por esta pequeña sierra fue de 16 km y pese a que se pasó muy cerca de sus más emblemáticas cimas, sin embargo no se subió a ellas.

Al final pondré el track y se podrá observar, como por bien poco, no se pisaron las cimas de Mendirasque, La Retuerta o Fonfria. Ello creo que obedece a que los Organizadores de esta ruta, valoraron más el carácter popular de la marcha, que el aspecto "montañero" de la misma. Es más el cartel anunciador, en forma de folio, describía el recorrido por los "Espacios Naturales de Santurdejo". A la hora señalada comienza la caminata y tras dar un giro nos ponemos encima de Santurdejo.

  2012-10-20092833_zpsafe8c35b

Para a continuación tomar el sendero del Barranco del Campo. 

En este lugar oigo a dos veteranos caminantes, conversaciones que son parte de la historia: 
- Este camino no le conocía, que bonito es. 
- Yo sí. La de viajes que habré subido con la burra para bajar leña.

2012-10-20093134_zpse6e2f8ff


martes, 16 de octubre de 2012

El Camino de Turza. Breve variedad botánica.

Suele ocurrir a menudo que cuando se va andando por un camino vamos viendo de manera reiterada determinadas plantas o árboles que se repiten a lo largo de él. Miramos y lo ignoramos como si no estuviesen. 
En cada época del año se ven con diferente reiteración. Lo bueno que tiene el otoño, en este caso sus comienzos, es que el campo está más apagado y con menos colorido que la primavera. Ello hace que las flores y frutos en este periodo sean más agradecidos de ver y al estar reiterados en el camino hacen que se nos queden grabados en la retina. 

El camino que une la riojana localidad de Ezcaray con Turza, es parte de la GR 93, y tiene una longitud aproximada de 5 km (10 km ida y vuelta) y un desnivel positivo de 380 m. El camino, ideal para un paseo en familia, permite ver lo que al comienzo indicaba: plantas que se repiten a lo largo de él. Así que damos una vuelta por el Camino de de Turza.

 Photobucket

Al comienzo, por ejemplo, llama la atención la existencia del arraclan (Frangula Alnus). Es de una madera quebradiza, por ello deviene del verbo latino frangere: quebradizo. Las hojas, la corteza y los frutos son tóxicos y como curiosidad el carbón fabricado con su madera es utilizado en la fabricación de la pólvora. Con los frutos se ha utilizado como tintorero.

Photobucket

Y en las pequeñas huertas y prados vemos nogales. En la escalera se encontraba encaramado un paisano recogiendo nueces.

  Photobucket

Si algo llama la atención en esta parte, formada por setos a ambos lados, es la existencia de la hierba de los pordioseros (Clematis vitalba). Esta trepadora o liana era utilizada por los mendigos en la edad media. Al frotarse con ella y debido a sus propiedades versificantes, creaban llagas en las partes del cuerpo donde se frotaban, aumentando de esa manera la compasión. En etnobotánica se ha utilizado, por ejemplo en León, como juguete: con los tallos se saltaba, como si fuese una cuerda, a la comba.

  Photobucket

domingo, 14 de octubre de 2012

Al monte Ganekogorta en buena compañia.

Se podría definir como de clásica y típica la excursión de ir al monte Ganekogorta desde Bilbao. Clásica y típica para los bilbainos y, acaso, para los vizcainos. Así que no es de extrañar, que por ejemplo, dos catalanes estén interesados en acudir a tan emblemática cima vasca. 

Conviene precisar que "esos" dos catalanes son unos grandes viajeros. En especial Llorens, conocido en algunos foros como Bouvier. De existir algún tipo de ranking viajero, seguro que Lorenzo -así se llama- ocuparía un lugar puntero a nivel mundial. Por cuestiones profesionales se ve en la necesidad de viajar y en especial a islas que se encuentran en esos mares del mundo. Leerle en Mendiak es un lujo. Pero no solo islas son a las que acude Bouvier, ciudades, cimas de montaña, bosques (lo de bosque de Bialowieza me llegó al alma) y todo aquello a lo que su curiosidad le lleva es objeto de la diana de sus viajes. 

Junto a su amigo, y desde ahora mio, Salvador vamos al Ganekogorta. Salvador, veterano montañero, no duda en acompañar a Lorenzo cuando se tercia la posibilidad y si bien no es  mayor, hace gala de una tremenda vitalidad a sus 73 años.

Photobucket
Mesa de orientación en la cima del Ganekogorta.

Así que los tres nos vamos al Ganekogorta, pasando por el bilbaino Pagasarri. Una verdadera pena que por motivos laborales no nos haya podido acompañar Gotzon (Giroa).
La subida es la clásica por Larraskitu, el track lo pondré cuando me lo pase Bouvier. Poco que reseñar de esta clásica y conocida subida. 

Y en la que de manera suave subimos hasta la cima del Pagasarri.

Photobucket

El día es realmente malo: niebla y mucha lluvia. Así que Salvador, acertadamente, opta por quedarse en el refugio del Pagasarri. Nosotros vamos como penitentes al Ganekogorta.

  Photobucket

Agua, viento y barro es la constante.

  Photobucket

Y con estas se va llegando a la cima del Ganekogorta.

  Photobucket

En la que Lorenzo, gozosamente, posa.

  Photobucket