domingo, 16 de septiembre de 2012

Berrea en el Parque Natural de Gorbea 2012

Se puede decir que el sábado 15 de septiembre la berrea ya ha llegado al Parque Natural del Gorbeia. Cierto es que todavía no es intensa, pero algo se vio y oyó. En los días sucesivos se afianzará y este bello espectáculo de la Naturaleza nos seguirá dando imágenes y sonidos inolvidables.

Photobucket

Acudo a un lugar que me gusta sobremanera, he ido a él de manera reiterada en el transcurso de los años y a fuerza de conocerlo y considerando la querencia que estos animales, los ciervos, tienen en esta fase de su biología, no me es difícil dar con ellos.

El lugar en el que se desarrolla la berrea en el Parque natural de Gorbeia, en la zona a la que voy, está formada por campas con roble común y melojo.
Esta puede ser una imagen. Por cierto, muy parda y seca comparada con otros años.

Photobucket

Bellotas de roble común (Quercus robus).

Photobucket

Al de poco de andar veo volando esta caballito del diablo. Le miro y me dirijo donde se posa.

Photobucket

Con los odonatos existe, como llamarlo, una hermosa espiritualidad en muchas culturas. Las libélulas, con ese volar nervioso, cambiante, eléctrico e impredecible, ha dado que sean símbolo (en la cultura norteamericana) de la ilusión, el cambio y el espíritu salvaje. Para los japoneses es símbolo de la felicidad, de la resistencia y del valor, además de la sabiduría.
También, dentro de la armonía, implica el contacto entre los diversos mundos.

Todos hemos visto volar a las libélulas, ahora aquí y al unísono allí. Los caballitos del diablo (cuyas diferencias con la libélulas las tengo en el blog) son algo más calmadas.
He logrado que se posen en la mano o en un dedo.
Pero, en esta ocasión, bastante he tenido con acariciarla un ala y colocar el dedo índice a escasos dos centímetros de su cabeza.

Photobucket


jueves, 13 de septiembre de 2012

"Más allá del horizonte"

Cuando acabé de leer el libro escrito por Andua "Más allá del horizonte" acudí al diccionario de la RAE para ver las definiciones de las palabras explorar-explorador y aventura-aventurero. Y es que si bien con esas palabras cada cual podría hacer un ensayo, no es menos cierto que el significado de las mismas se han desvirtuado con el paso del tiempo o, mejor dicho, con los nuevos tiempos.

  a3a1a3c1

No seré quien diga lo que no es aventura y exploración, pero de la lectura del libro, si puedo afirmar, sin riesgo a equivocarme, que nos encontramos ante unos relatos de un explorador y aventurero.
Andua en algún foro ha dicho que no es ninguna autobiografía. Respetando su opinión, se puede decir a cambio, que el libro relata la aventura y exploración de su propia vida hasta el tiempo presente.

Montañismo, alpinismo, descenso de barrancos, submarinismo y navegación a vela, son ¿deportes, actividades, facetas?. Son, en realidad, los medios que utiliza Andua para acceder a ese estadio más elevado que es la exploración y la aventura.

Los orígenes en la montaña, las primeras cimas y fundamentalmente la figura del mentor y el agradecimiento que le profesa. El tío Paco, su mentor como digo, está presente en las primeras páginas y en el recuerdo del autor en todo momento. Lógico y normal para todos aquellos que también lo hemos tenido y que nos ha guiado hasta el final de sus días.

Las primeras escaladas, con independencia de su dificultad, son lo suficientemente grandes para ver el lado amable y trágico de la montaña. El riesgo inherente a la aventura le enseña su lado menos reversible y se lleva la muerte de seres queridos y cercanos. Dudas, reflexiones...

Nuevos horizontes y nuevas exploraciones realiza Fernando . Uno de los pioneros, de ello podría dar fe cierto restaurante de la zona,  del Estado en el descenso de barrancos y cañones en la Sierra de Guara. Y precursor de inéditos descensos, alguno de ellos irrepetibles por posteriores disposiciones legales.

El libro, es una pena, no narra su faceta laboral: la de camionero en rutas europeas. Creo que ello tiene mucho de aventura pero que por cotidiano y forzoso -todo trabajo lo es-  no lo valore el autor.

Familia, hijas y... ¡nuevos sueños y nuevas reflexiones!

Inquietud que unido, una vez más a la formación técnica, le llevará a explorar bajo la superficie del mar como buceador. Títulos en submarinismo hasta llegar a Divermaster y pasar de los placeres submarinos a algún momento de tensión. Como en la montaña pero al revés.

Y ya en la fecha presente, cuando se llega a esa edad que ni se es joven ni viejo sino todo lo contrario, en lugar de arriar velas, se enrola en lo que puede ser un gran sueño (otro de los ingredientes de las exploraciones y aventuras). Estudios y prácticas para aprender a navegar a vela. Adquiere un velero y ¿quién sabe lo que traerá el futuro? o ¿tal vez sí?.

Hace tiempo que me dí cuenta que las apariencias engañan y que la mensura de las cosas es relativa. Podrá haber grandes y heroicas gestas (cada vez menos), pero el bagaje que Andua posee y narra hace que nos encontremos en "Más allá del horizonte" ante un libro de exploración y aventura.
Y en los tiempos actuales, si miramos a los grandes y clásicos exploradores veremos que en muchos de ellos ahí un denominador común: eran navegantes.

Con esta prometedora y futura singladura que se adivina termina el libro. Si bien no es con un final abierto, creo y sería lo deseable que pasado un tiempo, sigamos  leyendo que pasó con esa misión de conocer  lo que ahí más allá del horizonte desde la cubierta de Zaldi, su barco. 

La ficha técnica del libro "Más allá del horizonte" es breve. Su autor es Fernando, en algunos foros se le conoce por Andua y es una edición personal del mismo.

Quién esté interesado en el libro -totalmente recomendable- creo que en su blog La Rosa de los Vientos os podrá atender.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Urdaibai, cuatrocientos años antes.

Half Moon (Media Luna) era el romántico nombre del barco con el que el navegante y explorador inglés Henry Hudson (1565-1611) llegó el 11 de septiembre de 1609 a lo que hoy es la ciudad de Nueva York, explorando al mismo tiempo el río, que en su honor, se llama Hudson.
La expedición, la tercera que realizaba, fue patrocinada por la Compañía Holandesa de la Indias Orientales, de ahí la relación de esa nación con la ciudad de Nueva York.
En algunos sitios se lee que fue Hudson quien descubrió la isla de Manhattan y el río. Una vez más los aires coloniales pretenden arrogarse descubrimientos inmerecidos. El lugar se encontraba ya descubierto e incluso morado por las tribus de indios lenape.

Muchas veces, sobre todo cuando estamos en la cima de una montaña y sus vistas ofrecen un lugar humanizado, extremadamente humanizado con ciudades, carreteras, etc. nos preguntamos como sería ese lugar sin la intervención humana. Lo mismo pasa cuando vemos fotos o mapas de épocas pasadas que reflejan una realidad diferente y más cercana al estado natural antes de que el hombre la modificara. Así por ejemplo, quién haya subido al monte Serantes se podrá preguntar, mirando a Bilbao, como era el paisaje antes de la intervención humana. Seguro que todo el mundo conoce varios "Serantes" donde hacerse la misma pregunta. Otro ejemplo, me pasó en el Parque Nacional de Doñana donde acudí con un mapa del lugar que era la envidia de los guardas y ornitólogos locales, el mapa recogía una realidad pasada y diferente a la actual que generaba cierta nostalgia entre los locales.

Por ello mucha gente se ha cuestionado como son determinados lugares antes de la presencia abusivamente modificadora del hombre.

Así y habiéndose celebrado hace 3 años el 400 aniversario del viaje de Henry Hudson por el río que lleva su nombre y el "descubrimiento" de la isla de Manhattan, la pregunta que se ha hecho es: When Henry Hudson first looked on Manhattan in 1669, what did he see?.

Lo que se ve ahora en Manhattan es fácil de saber, basta con subir a un rascacielos y mirar a la isla.
Pongo una foto de Manhattan que saqué en 1997 desde la terraza de la Torre Gemela que permitía su visita. Está sacada hacía el norte.

Photobucket

Por ello, a la pregunta de que es lo que vio Hudson, se está trabajando para contestarla gracias al hacer de Eric Sanderson (ecólogo del Wildlife Conservation Society) y su equipo.

Desde el año 2009 Sanderson viene realizando el Proyecto Mannahattan, por el cual se está llegando a saber cual era la geografía, fauna, flora, etc. de la isla antes de la llegada de la colonización.
En diversos lugares se explica la metodología de su trabajo. Comenzando con mapas antiguos y terminando con la recreación informática y visual de como era la isla en tiempos pasados, antes de la acción del hombre. Todo ello a través de un trabajo multidisciplinar de ecólogos, biólogos, naturalistas, geólogos, etc.

Otra foto de Manhattan, tomada desde el mismo lugar y con el East River. Más al sur se une con el río Hudson.

Photobucket

La Isla de Manhattan tiene una longitud de 21 km y su nombre significa "Isla de muchas colinas".

En Bizkaia ahí un lugar de muchas colinas, que también tiene 21 km de largo, un río y una isla cercana a su desembocadura. Pero con la salvedad de que ese lugar se encuentra infinitamente menos alterado que Manhattan.
Quien acuda a ese espacio natural, pese a estar también habitado -cuales tríbus lenapes- , podrá ver y disfrutar de un entorno no muy diferente a como era hace hace 400 años. Me refiero a la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.
Cierto es que, por supuesto, se han producido alteraciones. Algunas se están corrigiendo en la actualidad, otras están en proyectos, otras son irresolubles. Y que existen poblaciones como Gernika, Mundaka y Bermeo, dénsamente pobladas. Pero en este lugar se ve, de momento, una interación entre el hombre y la Naturaleza de una manera más amable.

Hace unas semanas tuve la ocasión de efectuar un recorrido por la ría de Oka, eje vertebrador de este espacio, así como el rodeo de la isla de Izaro. Agradecer a Jose Maria la invitación y a Andoni por la compañía.

Y así con la mísma curiosidad que tendría Henry Hudson en su Media Luna, nosotros vamos a dar una vuelta de "exploración" por la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Photobucket
Con marea alta remontamos la ría Oka.

Photobucket
En la margen derecha las colinas son esbeltas.


lunes, 10 de septiembre de 2012

Por tierras de Lendoño de Abajo. "Y sigo mi camino..."

Un breve comentario de esta ruta realizada a través o gracias del buen hacer de los organizadores de la Martxa de Lendoño de Abajo.
Como se vio al final es admirable lo que son capaces de realizar los vecinos de este lugar, no llegan a cincuenta según nos dijo una vecina.
Intentan en esta martxa dar a conocer los diversos lugares del entorno y, en la medida de lo posible, por caminos diferentes.

La presentación del evento en los medios informáticos era:

Photobucket

"DISTANCIA: 21 Km.
RECORRIDO: Lendoñobeitia, Luxarburu, Ollargan gaina,Lendoñooitia, Garondo, Belandaia, Babio, Mendeika, Korozen, Alto de la Llana, Lendoñobeitia

La localidad de Lendoño de Abajo es un gran ejemplo de afán por mejorar las infraestructuras locales y atraer a más vecinos y visitantes. A su reformado carrejo, molino o el gran trabajo que se está haciendo en la rehabilitación de su iglesia, se suman jornadas culturales que organiza anualmente la Sociedad Recreativa Cultural Gurpide. También desde hace ocho años, Lendoño de Abajo organiza una marcha montañera. Aunque hasta ahora se venía celebrando en el mes de julio, debido a que las fechas estaban muy cercanas al verano, y que en algunas ocasiones se acercaba más a agosto, este año han decidido organizarla este domingo, 9 de septiembre.

La marcha es completamente gratuita pero quien se inscriba a partir de las 8h, del mismo día, podrá optar a una estancia de fin de semana para un máximo de ocho personas en una casa de agroturismo de Mendeika. La salida será desde la misma casa torre de la localidad. Se trata de 21 kilómetros por un recorrido que desde la organización invitan a disfrutar con tranquilidad. Desde Lendoñobeiti se pasará por Luxarburu, Ollargan gaina, Landetako gaina, Lendoñogoiti, Garondo, Belandia, Babio, Mendeika, Korozen, Alto de la Llana y Lendoñobeiti."

Saqué pocas fotos y ello debido a la buena compañia: mucho hablar, risas, buen ambiente... y está claro que hacer dos cosas a la vez ¡es imposible!.
Así que a ver que se puede hacer.

Al principio se pasó por un bosque de encinas y robles. Y al final, en una pequeña bajada, por un bosque de pino de Monterey. Que difeencia por estos lugares de ambos bosques.
Cierto que ninguno es el bosque de Bialowieza. Pero los de Monterey, con independencia de su función económica, no son atractivos en estos lugares.
Voy a intentar explicarlo con una comparación, espero que me salga bien y no lo complique.
Cuando fui al bosque de Pardomino, le comparé como una biblioteca. Había interesantes colecciones de árboles (libros), otros eran tomos muy grandes, los vi bien encuadernados aunque también y por el paso de los años algunos con polillas, incunables resintiéndose al paso del tiempo, todo ello en un orden y desorden al mismo tiempo y con variedad.
En el blog una amable anónimo, también apuntaba al olor de las bibliotecas y del bosque.
Este tipo de bosque-biblioteca es el deseable.

Photobucket

Ayer y siguiendo con la comparación, pero ahora a una librería, vi diferencias entre el robledal y encinar con el bosque de pino insignis.
Hay librerías uniformadas, globales, que da lo mismo que sea en Durango Euskadi, que Durango Mexico. Sus libros son, a lo igual que muchas revistas, repetidamente los mismos. Las multinacionales del sector se encargan de uniformar la cultura: best sellers, consumo inmediato, estar a la moda de la lectura, etc. Las estanterías tienen los mismos ejemplares y la variedad es escasa. Pensemos en la librería del Corte Inglés de cualquier ciudad, son casi idénticas. Lo original y en especial lo autóctono y local escaso. Sí, ahí algo del lugar pero sin grandes alegrías.

Photobucket
Bosque de pino insignis, sacado por su lado bonito.

Por contra, existen esas otras librerías, que si estás fuera de casa y tienen escaparate te paras a mirar. Y probablemente entres dentro. Son librerías familiares en la que el propietario marca la pauta del género a vender. En estas se encuentra libros, que en temas de naturaleza, montaña, arquitectura, etnografía, arte, etc, su diversidad escapa a la globalidad y uniformidad de las anteriores.

Pues bien, los "bosques" de pino insignis en Bizkaia, me recuerdan a las cadenas libreras.

Estas comparaciones de bosques con cosas o lugares cotidianos se pueden realizar con: restaurantes (el mac-no se qué, sería la plantación de pino), programas de televisión (aunque en este caso igual nos quedamos con los pinos), etc.

Bueno alguna foto más.