lunes, 23 de julio de 2012

El alcaudón dorsirrojo (Lanius Collurio): una ruta para su observación.

Esta sencilla ruta permite ver en esta época del año (verano) y con una probabilidad del 100% a un ave paseriforme con vocación de rapaz. Me refiero al alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio).

Con unos prismáticos y andando suave, será fácil el ver y oír esta ave. Además permitirá esta ruta ver muchas otras, algunas de las cuales pongo y otras citaré, ya que una cosa es el ver y otra el fotografiar.

Photobucket

El recorrido discurre entre la muga de las tierras riojanas y burgalesas. Puede ser realizado en familia y con las variantes que la divagación nos lleve en busca de estas aves. Este recorrido es de 8,5 km y circular, es prácticamente llano, con un pequeño tramo de subida entre brezos (atención con los más pequeños de la familia).
Se deja el vehículo frente a la ermita de San Esteban, sita en Fresneda de la Sierra. Bien se accede subiendo desde esta localidad o bien desde la riojana de Valgañón, después de pasado el Alto de la Pradilla.

Pasado Valgañón y llegando casi al Alto de la Pradilla vemos, una vez más, a una águila culebrera. El año pasado en el mismo lugar saqué unas fotos de ella, como esta vez me ha sido imposible pongo una de las que tenía, para recordar que este es buen lugar de observación (con una pareja de amigos madrileños, también vimos en este lugar).

Photobucket

Se aparca el coche en el otro lado de la carretera de la ermita de San Esteban.
Y nos ponemos a andar. Frente a la ermita...

- Buenos días.
- Buenos y secos.
- Otro año más cuidando las vacas.
- Sí, ¡nadie quiere ser ganadero!
- Y eso que estas son de carne, que si fuesen de leche...
- Sí hay de todo un poco: mezcla de charoles, parda alpina (le da otro nombre que no recuerdo), limousin, etc.
- Por cierto, (al verme los prísmáticos) usted el año pasado fotografió aquí a un águila.
- ¡como se acuerda!.Sí fuí yo, también coincidimos.

Y así el pastor, Jose y yo estamos un buen rato hablando. Y, como no, sale a relucir la terrible sequía que azota este año.

Photobucket

domingo, 15 de julio de 2012

A la Necrópolis de Argiñeta a través de la 35 Marcha de Zaldibar.

Hace un tiempo que quería ir a la Necrópolis de Argiñeta y al mismo tiempo hacer una ruta de montaña. Esta martxa, la número 35 del Club de montaña de Zaldibar es la ocasión perfecta para poder hacer las dos cosas: un bonito recorrido que permite visitar la aludida necrópolis.
El recorrido es de 27 km y un desnivel positivo de 1200 m aproximadamente.

Tres fotos identificativas y continuamos.

Necrópolis de Argiñeta.

Photobucket

Ermita de San Adrián.

Photobucket

Vistas desde el camino.

Photobucket


lunes, 9 de julio de 2012

Piedra viborera, su elaboración. Parte I.

Estamos en verano, y como tal puede que no falte su correspondiente culebra.
Ultimamente he visto en varios foros y blogs fotografías de montañeros que andando han visto y retratado, por estos lares, a la víbora (vibora seoanei), incluso se comentaba las consecuencias de la picadura de este reptil.

Por ello me viene a la mente el remedio que tengo leído en un libro de casa y que lo aplicaban los lugareños de Doñana para su víbora (Vipera latasti). Parece que esta práctica para la picadura de víboras esta olvidado, he preguntado por ella en Doñana y nadie me ha dado explicación alguna. 

Futura piedra viborera.

Photobucket

Así que voy a elaborar una "piedra viborera" siguiendo las directrices del único lugar donde lo he visto en letra impresa, en concreto en el libro "Doñana" de Juan Antonio Fernandez. Editorial Olivo 1974.

Como su elaboración requiere el paso del tiempo, varios meses, pongo aquí su primera parte, dejando otra para su término.

En el citado libro, comienza a tratar el asunto de la piedra viborera con las siguientes lineas:

"Hemos llegado justamente al territorio de la víbora , al peligroso reptil de Doñana. Este ofidio, aunque muy numeroso y extendido a lo largo y a lo ancho de la geografia de Doñan, a presentar su maxima densidad de población en la zona que nos ocupa. Aunque por la longitud de sus rastros en la arena sabemos que realiza largas correrías con fines cazadores, durante todo el año no se retira de esta región; si bien las variaciones climatólicas influye definitivamente en su vida y costumbre. Durante el invierno, como la generalidad de los reptiles, carece de actividad, permaneciendo oculta y enterrada bajo la espesa masa de mantillo del sotobosque de los corrales. Al llegar la primavera comienza la época de mayor actividad -es la época que los guardas del coto le llaman de "la carrera"-. En verano -época del cuelgo- las arenas adquieren temperaturas tan elevadas que las víboras se ven precisadas de subirse a la vegetación y permanecer colgadas durante el día. precisamente el gran peligro de la picadura de víbora en el verano no es otro que la mayor probabilidad de que esta , por estar los ofidios en el alto, se produzca en zonas muy bascularizadas y desnudas del tronco o extremidades superiores ,así como cuello o cabeza, con la consiguiente imposibilidad de practicar cualquier tipo de torniquete.

Tal y como decía, la víbora es numerosa en Doñana, y raros son los aborígenes de ella que no han sufrido su picadura, la cual combaten eficazmente con la arcaica "piedra viborerra", la cual consideré casi mítica hasta que comprobé que todos los viejos guardas del coto la poseían. Oí hablar a estos guardas de Doñana, que, con memoria increiblemente lúcida se introducen en sucesos y vivencias de muchas generaciones pasadas, que comienzan, con un : "contaba mi bisabuelo, que siendo el muy pequeño, su abuelo...", nos obliga a adoptar a nosotros, a los hijos de los libros, a los que damos fe y hacemos dogmas con letra impresa, un absoluto escepticismo. Pero cuando ese hombre, que parecía arrancado de un pasado indefinido, os habla largas horas sin un fallo de continuidad ni una sola contradicción en sus palabras, cuando su lógica, por simple es irrebatible, cuando los años de trato os muestran su seriedad... Cuando un día, tras andurrear en un arconcito de madera, os viene y os dice: "Aquí está, esta es una piedra viborea"; se os caen como plomos, y avergonzadas, todas las altivas suspicacias.

Quien primero me mostró una piedra viborea fue Juan Domínguez Domínguez, un robusto e inteligente anciano que era guarda de Doñana en las épocas monteras de Alfonso XIII..."

Continuaré el relato con la segunda parte, poniendo ahora los elementos necesarios para su preparación así como el proceso a seguir.

"La piedra se tiene una cuarentena en vinagre de yema, después una luna y media de otra en tierra virgen (la blanca, la que está pegando a los manantiales de agua). Se saca de la tierra y se tiene otra cuarentena en el mismo vinagre de yema. Se saca y se hierve en un litro de leche hasta que toda la leche se consuma en un cacharro de barro nuevo. Ese es su aliño."

Bueno, conviene precisar que la "piedra" es una roseta de una cuerna de venado.

Por casa tenia una cuerna de un desmogue de ciervo. Pero... ¡no la encuentro!. Así que a través de Augusto residente en Ciudad Real y amigo de mi hermano Iñaki, consigo una roseta que nos envía amablemente por correo.
Así que manos a la obra.

lunes, 2 de julio de 2012

IV Marcha Nocturna de la Cruz Roja.

En cierta medida esta martxa es diferente. No solo porque es de las muy pocas que se realizan por la noche, si no por quién la organiza: la Cruz Roja.
Acostumbrados a verles, no solo en el monte, velando por nuestra seguridad, hace que cuando organizan una martxa, se "colabore" acudiendo a su cita anual en la madrugada del 1 de julio en Gazteiz.

Pongo unas imágenes y continuo con el recorrido.

Organización en plena faena.

Photobucket

Vistas.

Photobucket

Flora.

Photobucket

Luz.

Photobucket

Es curioso, pero hay una canción que habla de montes sagrados, de aire puro, de bosques, ríos y plantas. También habla de luz y de correr. Si consideramos todo ello, podría ser el telón de fondo de esta martxa. Y máxime cuando, la canción, alude a la grandeza de las cosas sencillas, como lo organizado esta noche.
Pongo la letra sin traducir y un enlace para que escuchéis la canción mientras, si acaso, veis el breve reportaje.


Running round the sacred mountain
The rushing stream
Feel the power
In everything
By the water. where the air is clear
Surrender everything

Old hearts grow younger again
They promise bring
The greenest. plants are tender
They're full of sap in spring
Empty the places of the mind
Running to the light
Running to the light

Those who stride too far too soon
Will not hold pace
Only the calm
Will win the race
Through the forest, the sea of mountain pine
Surrender everything

Only those who
Greatness see in little things
Worthy are the simple
They're happy in their ways
Self will wither out of sight
Running to the light
Running to the light

Arise soul
Soar above the singing river
Go lying down
Into the ground
Quickened by the stream
When all is said and done
The race moves on

Running, running



Por cierto, advierto que es una de esas canciones cuya melodía se queda grabada. (Runnig to the light. Runrig).