domingo, 30 de octubre de 2011

jueves, 27 de octubre de 2011

El bosque de la Valvanera.

El año pasado cuando pasamos a caballo por la Valvanera, saqué esta foto. Era un contraste entre la parte del bosque, un hayedo, todo fresco y dando al norte a nuestra izquierda y la solana por donde íbamos andando ¡que también era otro bosque!. Pero que distintos entre ambos.
Así que este martes fui a recorrerlos, eso sí, con una climatología más adversa, que aún así confirma las diferencias...



Me refiero al Bosque de la Valvanera. Dicho bosque es una de las mejores representaciones de la Península de diversidad de bosques en función de su localización geobotánica.
Se aunan en torno al río Valvanera, tributario del Najerilla, que tiene un discurrir este-oeste, lo que es fruto de unas vertientes norte-sur. Todo ello de unos 9 km de largo.
El punto de partida es el mismo Monasterio de la Valvanera.

Si miramos al frente del monasterio, veremos la ladera que está orientada al norte con un maravilloso hayedo y pino silvestre.





Desde el mismo lugar, si miramos detrás de monasterio, veremos la parte del monte que da al sur, la solana. Con un bosque montano de encinas.



Y aquí es donde está el "quid" de la cuestión. Haciendo una ruta circular recorremos estos dos bosques con características tan distintas: un bosque planocaducifolio (hojas planas y caducas) como es el de las hayas propio de una climatología atlántica y un bosque planoesclerófilo (hojas planas, perennes y coriáceas) como el encinar, propio de un clima mediterraneo. Todo ello a simple vista y en un recorrido cómodo y de longitud variable.
Estas distribuciones geobotánicas se dan a cientos en la Península y con diferentes especies, pero aquí adquiere una de sus máximas expresiones.

lunes, 17 de octubre de 2011

VI ermita mendimartxak Aulesti.

Muy bonita y bien organizada esta VI martxa de las ermitas de Aulesti. Bonitos paisajes y buen tiempo. La Organización manifiesta que la ruta larga es de 25 km, al llegar y mirar el GPS me marcaba 30,200 m. Cierto que en un par de ocasiones me pasé de largo la excelente señalización, pero estoy que era algo más de lo anunciado. El desnivel positivo unos 1300 m.
El eje vertebrador de la martxa fueron las ermitas, así que pongo una foto exterior y otra interior de ellas, salvo de la primera, la de San Antón, que no pasó nadie por desviarse la ruta poco antes de llegar a ella. Con la de Murelaga pasaba algo parecido pero acudía a ella.
Unas imágenes y continuo.





Así y a la hora señalada se salio de la plaza de Aulesti, según oí casi 800 personas.



martes, 11 de octubre de 2011

Árboles singulares de La Rioja

Nuevamente doy una vuelta por La Rioja, en concreto por la parte Alta para ver unos árboles singulares. En otro momento, sin tardar, comentaré la normativa de los Arboles y Arboledas Singulares de La Rioja, así como la controversia que origina (en general) los árboles singulares y los cuidados a adoptar en su observación.

De mientras pongo cuatro árboles. Mejor dicho tres, ya que uno... bueno mejor lo comento cuando llegue a él.

Enigmática imagen del Haya de los Pastores.



El Pinsapo de Carrasquedo.



Moral de Castilseco.



sábado, 1 de octubre de 2011

El mejor impermeable para el agua

Actualmente existen una infinidad de prendas técnicas que en caso de lluvia intentan evitar que nos mojemos. Son conocidas las que llevan el Gore-Tex, Sympatex, Dry-lyne, u otras membranas que evitan que penetre el agua a la vez que transpiran el sudor.

En un libro titulado "Entre jaras y breñales" escrito por Antonio Covarsí, observo que trata este tema. Este autor que fue de origen aragonés y residió en Extremadura, narró en su obra como se impermeabilizaban las prendas a finales del siglo XIX y principios del  siglo XX.

Entiendo que su opinión es extremadamente cualificada ya que nos encontramos con una persona que desarrolló una actividad en el campo durante toda su vida. Fué un profundo conocedor de los espacios abiertos de Extremadura, experto cazador y buen jinete. Nos narra en toda su obra los lances de caza que vivió y de sus traslados a caballo por esas tierras extremeñas en la que las distancias se median en leguas.

Como digo, en uno de sus libros, "Entre jaras y breñales", Covarsí describe como se realiza una prenda impermeable con la que afrontar la lluvía por muy persistente que sea.
Pongo la descripción de esa maravillosa prenda impermeable.



" Emprendimos nuevamente la marcha siempre acompañados del impertinente lluvia que molestaba lo indecible, no porque me calará al cubierto con un impermeable de lienzo "grano de oro" bañado con un procedimiento sencillísimo y sumamente barato como sigue: la prenda se manda construir a un sastre en forma de capa doble. La interior debe llegar hasta una cuarta de los pies con un hueco para pasar los brazos, y la exterior un poco más corta pero ambas con mucho vuelo para que pueda abarcar todo el caballo desde el cuello al rabo, y así cubre mantas de perilla, alforjas de grupa y cae sobre los estribos cubriendolos.
Esta prenda de lienzo fino se cubre con un pincel o brocha grueso en la mezcla siguiente:

Dos libras de aceite de linaza cocido.
Dos onzas acetato de plomo.
Cuatro onzas de glicerina.
10 céntimos de humo de pez.

Debe mezclarse la glicerina con el acetato de plomo y una vez bien unido se revuelve con el aceite de linaza templado.